BLOG

BLOG

Ventajas de la limpieza criogénica.

Cómo el hielo seco puede beneficiar a tu negocio.

Es en realidad dióxido de carbono (CO2) presentado en un estado sólido a una temperatura de -78,5 grados centígrados.


El hielo seco, lejos de lo que se pudiera pensar, no es hielo de agua que, por alguna razón, no deja residuos líquidos. De hecho, eso a día de hoy es algo impensable. El hielo seco es en realidad dióxido de carbono (CO2) presentado en un estado sólido a una temperatura de -78,5 grados centígrados. El nombre que se le ha dado tiene que ver con que, a diferencia del agua, cuando el dióxido de carbono en estado sólido cambia de estado, no deja ningún tipo de residuo líquido.

De hecho, al tratarse de un gas seco, cuando se sublima (pasa directamente de estado sólido a gaseoso) tiende a reducir la humedad del ambiente, razón por la que se trata de una herramienta perfecta para la conservación de productos que son susceptibles de deteriorarse con la humedad.

Otra característica muy interesante del hielo seco es su propiedad bacteriostática y fungistática pues tras producirse la sublimación, el gas ralentiza el desarrollo de bacterias, hongos o mohos. Con todas estas propiedades, es lógico preguntarse para qué puede servir el hielo seco y la respuesta es tan amplia como atractiva.

Estos son los usos del hielo seco que pueden ser muy útiles si se tiene una empresa que opera en algunos de estos sectores:

Alimentación, hostelería y restauración.

El uso del hielo seco es prácticamente obligatorio para las empresas de catering que comercializan con alimentos y deben transportarlos ya que es la solución perfecta para mantener éstos en buen estado. También es sumamente útil en la conservación de materias primas, en la refrigeración de masas y también en la refrigeración de las uvas. En el campo de la hostelería y de la restauración, el hielo seco encaja muy bien en la presentación de platos de forma original y creativa, y en la elaboración de todo tipo de cocktails y de helados.

Mundo artístico y del espectáculo.

Dentro del mundo del espectáculo y en el ambiente artístico el hielo seco tiene un papel muy importante: ayuda a crear presentaciones espectaculares, imposibles de generar con otros materiales para obtener el mismo efecto con la misma seguridad.

Sector farmacéutico.

Las farmacias pueden beneficiarse, y mucho, del hielo seco. En este sector en concreto, el hielo seco es un aliado en tareas de microtomía y liofilización, así como en la conservación de productos reactivos o en el transporte de muestras.

Sector de la metalurgia, caucho y plástico.

Las empresas que trabajan con el caucho, el plástico y el metal se benefician también de las amplias y útiles propiedades del hielo seco. En el caso de la metalurgia, por ejemplo, son de gran utilidad para el tratamiento Sub-Cero, la limpieza criogénica o el calaje de piezas. En el caso concreto del caucho y del plástico, el hielo seco puede usarse para el desbarbado criogénico y la crio-molienda.

Sector químico.

En el sector químico las aplicaciones del hielo seco también son muy amplias aunque destacan especialmente la capacidad de este de enfriar rápidamente tanto reactores como plantas y los usos específicos que puede dársele en ensayos de laboratorio.

Los usos del hielo seco benefician tanto a sectores abiertos al público como a otros de ámbito privado y entre ellos, a empresas de todo tipo. Actualmente, muchas empresas no pueden competir o ampliar sus servicios debido al desconocimiento de esta herramienta que funciona, y desde hace muchos años, de forma fluida y con excelentes resultados en todos los sectores mencionados.

Contacto

Suscríbete a nuestras novedades

Déjanos tu e-mail y te mantendremos informado...

Ajustes de privacidad
Decide qué cookies quieres permitir.
Puedes cambiar estos ajustes en cualquier momento. Sin embargo, esto puede hacer que algunas funciones dejen de estar disponibles.
Este sitio web no podrá:
    Este sitio web podrá: